Paisajes que pasan a toda velocidad ante mis ojos.
El suave balanceo del vagón, que parece mecer mis pensamientos, acunando mis temores, mis ansiedades, y me hace sentir como un bebé protegido de la vida real.
Me encuentro en ese mágico paréntesis entre el origen y el destino; ahora mismo lo único que importa es disfrutar del viaje.
Hay muchos recuerdos atrás y muchas incertidumbres en el horizonte.
Pero ahora eso no importa; apoyo mi mejilla contra el gélido cristal de la ventana del tren y dejo que mi vista se pierda entre los árboles desdibujados; un cementerio fugaz; una estación abandonada.
Después, cierro los ojos suavemente e inspiro. Quiero disfrutar de este momento en el que no me hallo en ningún lugar en concreto. No hay ataduras, ni obligaciones; lo único que tengo que hacer es disfrutar del hipnótico vaivén del tren y dejar que llegue a su destino mientras yo no pienso, ni tampoco decido.
Tengo dos horas para dejarme llevar…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Centro de preferencias de privacidad

Necessary

Advertising

Analytics

Other